En este nuevo modelo de autoconsumo rural colectivo, los paneles solares se pueden instalar en las casas unifamiliares y también en terrenos vacíos de los alrededores.

Ahora que la luz se ha puesto por las nubes hay que buscar todas las soluciones posibles para poder soportar el invierno que ya está llamando a la puerta. Vivir en un pueblo rodeado de turismo rural tiene, es este aspecto, una ventaja respecto a vivir en las grandes ciudades. Los paneles solares se pueden instalar no solo en las casas unifamiliares, sino también en terrenos vacíos de los alrededores. Por eso, se está extendiendo un modelo que supera a las restrictivas 'comunidades energéticas': el autoconsumo rural colectivo. 

Desde que se eliminó el 'impuesto al sol', el autoconsumo se está disparando en España. Cada año se dobla la capacidad instalada, y según explica a EL ESPAÑOL-Invertia, José María González Vélez, presidente de Gesternova, comercializadora de electricidad de origen cien por cien renovable, "los alcaldes de pequeños y medianos municipios se ponen en contacto con nosotros porque están buscando soluciones que les permita bajar la factura de la luz de sus ciudadanos".  

La opción de las comunidades energéticas es muy restrictiva. "No tiene sentido que el autoconsumo colectivo ponga un límite de una distancia máxima de 500 metros entre la planta fotovoltaica y cada uno de los autoconsumidores", explica González Vélez. Y asegura que "tampoco lo tiene que no se cuente con un coeficiente de reparto dinámico, es decir, que si un día yo no quiero consumir pueda hacerlo otro sin problemas".  

Autoconsumo rural 

Existe un sistema mucho más barato y eficiente que está tomando el relevo de las comunidades energéticas, que, pese a que hay muchas iniciativas por todo el territorio, “no están despegando como deberían", añade el presidente de Gesternova. Es el autoconsumo rural colectivo, un autoconsumo sin barreras, sin altos costes y con muchas ventajas. 

Contigo Energía es la marca del Grupo Gesternova especializada en el desarrollo de este nuevo nicho de negocio, y Vélez asegura que se ha demostrado que tiene muchas ventajas. Por ejemplo, “consolida y atrae población, y evita que las generaciones jóvenes se vayan del pueblo en busca de oportunidades laborales a núcleos urbanos”. 

Y esto es porque se genera actividad económica, “el cambio de modelo con producción de electricidad distribuida es uno de los pilares de creación de valor en el entorno rural”, asegura. 

Además, “se suministra electricidad a menor precio porque se aprovecha el recurso energético autóctono, el sol, se genera sin contaminar y los modelos que existen en el mercado permiten que no se tenga que desembolsar inicialmente ni un euro”. 

TurismoRural tiene tu alojamiento