El turismo micológico es muy popular en España gracias a la abundancia de bosques donde poder recolectar estos hongos que necesitan agua abundante y temperaturas suaves.

Llega la temporada de los cambios de color en los árboles, el otoño trae consigo la caída de las hojas y la llegada de las lluvias y este es un aspecto positivo para los amantes de la micología. El turismo micológico es muy popular en España gracias a la gran abundancia de bosques donde poder recolectar estos hongos que necesitan unas condiciones muy específicas.  

Las setas necesitan agua abundante, temperaturas suaves, dejando de lado las heladas y los calores extremos. Por eso los otoños que arrancan conservando aún las calurosas reminiscencias del verano no son buenos para la micología. Tampoco son benignas las temperaturas excesivamente bajas, siendo, como en tantas otras cosas, el valor intermedio el más adecuado. 

Primero unos consejos 

Antes de lanzarte al bosque con tu cesta preparada, debes tener en cuenta que no puedes recogerlas de cualquier manera, ni en una cantidad abusiva o no permitida. Por ello, debes informarte de las condiciones de recogida de hongos que están vigentes en cada lugar. Algunas veces, hay limitaciones en la cantidad y la forma de cogerlas, exigiendo que sea con navaja para no acabar con la raíz de la seta. 

Ruta micológica

Utilización de navaja para no acabar con la raíz de la seta // Crédito: 65ymas

Y, por supuesto, recuerda que hay setas muy tóxicas. Si no sabes distinguir unas de otras, quizá sea mejor que te acompañe algún experto en la materia para evitar posibles sustos. 

Además, debes ir bien preparado para pasar un día en el bosque. Lleva el calzado y la ropa adecuada, teniendo en cuenta el parte meteorológico en todo momento, pues en según qué lugares las condiciones pueden cambiar rápidamente. 

Ahora que sabemos qué necesitamos antes de ponernos con la búsqueda os dejamos los mejores lugares para la recolección de hongos:  

1. Ultzama (Navarra) 

Ruta micológica

Crédito: Parque Micológico Ultzama

El primer lugar de la lista es un valle de Navarra, situado a 25 kilómetros de Pamplona, y es uno de los puntos de referencia en el mundo de la micología. Aquí se pueden encontrar una gran variedad de hongos que esperan ser recogidos. No obstante, para evitar abusos de recolección, en 2017 se creó un espacio de 6.000 hectáreas donde la actividad está regulada. 

También se ofrece todo tipo de asesoramiento de expertos sobre las setas, organizándose visitas guiadas, en las que se aprende a reconocer y recolectar de manera adecuada las especies más comunes del valle. 

2. Rabanales (Zamora, Castilla y León) 

En el municipio de Rabanales, en Zamora, se encuentra el Centro de Interpretación de las Especies Micológicas, uno de los más importantes y consideradas las mejores setas de España, según National Geographic. Además, existen talleres de identificación de setas, sala de degustación, tienda, cursos de cocina aplicada, técnicas de conservación y tratamiento de hongos y elaboración de mermeladas, cremas y demás productos. 

3. Berguedà (Cataluña) 

Berguedà (Cataluña)

Zona de Berguedà // Crédito: pueblosylugares

El Berguedà o la ‘Capital del níscalo’, es la comarca setera catalana por excelencia. En otoño, se llena de visitantes de muchas localidades como Bagà o Castellar de N’Hug. Incluso, existe un museo dedicado a las setas, en Montmajor, que hace hincapié en la importancia de estas para la zona. 

4. Navaleno (Soria, Castilla y León) 

Navaleno (Soria, Castilla y León)

Crédito: Ayuntamiento de Navaleno

Nos vamos hasta Castilla y León para encontrar uno de los mejores sitios para coger setas en España. Encontrarás nada menos que 150 variedades distintas de hongos en la tierra sobre la que se afianzan las raíces de los pinares de Navaleno y San Leonardo de Yagüe. Considerada como una de las reservas micológicas más grandes del país, es un buen lugar para principiantes ya que cuenta con un magnífico Centro Micológico en el que podrás aprender muchísimas cosas sobre los distintos tipos de setas, impartiéndose cursos para saber diferenciarlas, e incluyendo, conferencias, degustaciones y salidas guiadas al campo. 

5. Gorbea (País Vasco) 

Gorbea (País Vasco)

Crédito: Parque Natural de Gorbea

El Parque Natural de Gorbea se encuentra entre Álava y Vizcaya y es uno de los paraísos seteros para los vascos. Gracias a sus bosques crecen todo tipo de ejemplares como el boletus edulis del hayedo de Atube, unos de los más destacados.  

Aunque no hace falta permiso para la recolección, el Gobierno Vasco ha establecido un cupo con el fin de evitar los abusos que pongan en peligro la producción del área natural. Así que, su acceso está restringido y solamente se permite recoger máximo dos kilos por persona al día. 

6. Valle de Ambroz (Extremadura) 

Valle de Ambroz (Extremadura)

Valle de Ambroz // Crédito: Hospederías Extremadura

En el extremeño Valle de Ambroz, el otoño nos trae un gran espectáculo en forma de bosques de castaños que cambian sus hojas a unos tonos rojizos y anaranjados que refulgen bajo el sol. De ellos obtendremos las riquísimas castañas, pero no satisfecho con ello, los bosques nos quieren regalar, además, unas magníficas setas. Algunas de ellas son los níscalos, amanita cesárea y boletus aereus. 

Es cierto que en Extremadura hay otro lugar que quizá tenga mayor densidad de setas, La Vera, pero el colorido espectáculo de los castaños del Ambroz hace que, si amas la naturaleza, te tengas que decantar por este lugar. 

¿Cómo conservar las setas?  

Estos son los mejores lugares a la hora de encontrar setas silvestres de calidad, una vez que ya has conseguido este ‘botín’ de hongos es muy importante saber conservarlas, aquí os dejamos unos métodos para poder disfrutar las setas recolectadas durante mucho tiempo:  

Congelación: hasta 6 meses 

Uno de los métodos más sencillos para conservar las setas es la congelación. Así, podrás mantenerlas en perfecto estado hasta seis meses. Para congelar las setas de forma correcta tienes varias opciones: 

En primer lugar, limpia y lamina las setas. Para limpiarlas bastará con quitar la tierra con un cuchillo, trapo o papel de cocina. Después, puedes dejarlas crudas o escaldarlas en agua hirviendo durante dos minutos. 

Si las has escaldado, sécalas con cuidado y mételas en el congelador dentro de una bolsa o recipiente. 

Si las has mantenido crudas, puedes cubrirlas con aceite de girasol y colocarlas en un recipiente esterilizado o envasarlas al vacío. Ya las puedes meter en el congelador. 

En conserva: entre 6 y 12 meses 

La conserva también es un método fácil de elaborar y que, además, permite tener las setas listas para consumir al instante. Hay varias maneras de hacer setas en conserva. Hay diferentes maneras de conservación, pero aquí os dejamos alguna de ellas:  

En su jugo: escalda las setas previamente lavadas y cortadas. Después, mételas en un bote y rellénalo con el jugo de la cocción. Envasa al vacío para alargar su conservación. 

En vinagre: en este caso, deberás escaldar las setas en una mezcla de agua y vinagre a partes iguales, junto con un poco de sal u otras especias y hierbas al gusto. Una vez cocidas, conserva las setas en un bote junto al líquido resultante y envasa al vacío. 

En aceite: para este método puedes cocinar las setas escaldándolas en agua o friéndolas en aceite. Una vez cocidas, mételas en un frasco con un poco de sal y hierbas aromáticas al gusto. Rellena el frasco con aceite de oliva y conserva al vacío. 

Ruta micológica

Crédito:Viajes National Geographic

Deshidratación: hasta 3 años 

La deshidratación es un método muy adecuado para la conservación de ciertas variedades de setas como los boletus, las colmenillas y las trompetas de la muerte. Con este método, puedes llegar a mantener tus setas hasta tres años. 

El primer paso para deshidratar las setas es limpiarlas y cortarlas en lascas muy finas. Después, si no cuentas con una deshidratadora en casa, puedes conseguir el mismo resultado con el horno: cúbrelas con papel de aluminio por ambos lados y tenlas en el horno a 50 grados durante 12 horas. 

Una vez deshidratadas, consérvalas en un tarro hermético. Recuerda que cuando quieras consumir las setas tendrás que volver a hidratarlas sumergiéndolas en agua templada durante una hora, aproximadamente. 

Ahora ya tenéis toda la información sobre, qué se necesita para recolectar setas, los mejores lugares donde hacerlo y cómo convérsalas para que aguanten más tiempo. Solo necesitáis tiempo para disfrutar de una de las mejores actividades de turismo rural para hacer en otoño.  

Últimos reportajes especiales

Nuestro equipo son incansansables buscadores de experiencias diferentes en el mundo rural.

Los pueblos ms elevados de Espaa para sentir el fro del invierno

Los pueblos más elevados de España para sentir el frío del invierno

En Espaa hay ms de 50 localidades que se encuentran por encima de los 1400 metros mientras que ms de un millar estn a ms de 1000

Leer más
El turismo de interior de nuestros pueblos protagonista en FITUR 2023

El turismo de interior de nuestros pueblos, protagonista en FITUR 2023

El equipo de Turismoruralcom se desplaza a FITUR 2023 la feria internacional de turismo donde el turismo rural de nuestros municipios ha sido el tema ms hablado

Leer más
Los  pueblos que buscan habitantes y el arte rural entre los temas de mayor inters para los lectores de Turismoruralcom

Los pueblos que buscan habitantes y el arte rural entre los temas de mayor interés para los lectores de Turismorural.com

El boom del turismo rural el Encuentro Iberoamericano de Alange y las RuralExperiences otras noticias de inters en el aniversario de Turismoruralcom

Leer más

¿No sabes dónde ir?
Deja que nuestros especialistas te ayuden.

TurismoRural tiene tu alojamiento