Para aquellos trotamundos que deseen seguir viajando a precios asequibles, en este artículo daremos algunas de las claves más importantes para encontrar buenos alojamientos.

Viajar se ha convertido en una de las grandes aficiones de nuestro tiempo, especialmente para los jóvenes, que buscan salir de su entorno y conocer nuevos destinos influenciados por toda la información que reciben desde internet. Por suerte para ellos, los gastos que acarrea actualmente un viaje son menores de lo que lo eran hace apenas 20 años, propiciando que incluso aquellos usuarios con una economía más modesta tengan acceso a este tipo de pequeños caprichos. 

 

Una de los factores que más han influido en el abaratamiento de costes es la reducción en los precios de los vuelos y alojamientos. Y es que no sólo las aerolíneas se han multiplicado acogiendo a clientes con todo tipo de carteras, sino que la oferta para hospedarse también ha crecido sobremanera con el aumento del flujo turístico. Apenas realizamos una búsqueda en alguna web de alojamientos como https://donde-dormir.com y descubrimos miles de oportunidades que se adaptan a casi cualquier perfil.

 

Para aquellos trotamundos que deseen seguir viajando a precios asequibles, en este artículo daremos algunas de las claves más importantes para encontrar alojamientos decentes, que cumplan con las expectativas de calidad y no sumen demasiado en el precio total del viaje.

 

Los chollos de internet

Aunque actualmente las agencias de viaje siguen operando con normalidad, lo cierto es que internet es una fuente total para encontrar alojamientos a precios de ganga con unas condiciones inmejorables a veces. Múltiples webs como la de donde-dormir.com ofrecen a los usuarios incontables alojamientos entre los que se pueden elegir los que más se ajusten a nuestras necesidades. Lo bueno de estos sitios webs es que el acuerdo es casi directo con el arrendador, por lo que los precios se reducen sensiblemente. Las comisiones, que en la mayoría de los casos son las responsables de los encarecimientos, son muy comedidas, por lo que podremos encontrar cifras realmente atractivas a la hora de coger el hospedaje.

 

Nada como un apartamento

Cada vez más los apartamentos y los inmuebles compartidos están cobrando fuerza a la hora de viajar. Por supuesto, lo más cómodo siempre lo encontraremos en los cuidados y atenciones de un hotel, pero de todos es sabido que los precios ascienden demasiado, especialmente cuando hablamos de una pensión completa. Díficilmente el coste bajará de los 800 €. Sin embargo, los apartamentos pueden llegar a ser igualmente cómodos, aunque, claro está, la comida, la limpieza y todos esos aspectos correrán a nuestra cuenta. Pero, después de todo, si el objetivo es abaratar costes, esta opción es la más rentable tanto en el gasto del alquiler como en los factores circundantes.

 

¡Oído, cocina!

Con respecto a los apartamentos, si queremos seguir reduciendo el precio, lo mejor será buscar un inmueble que cuente con cocina. Apenas un fogón o una pequeña vitrocerámica serán suficientes como para hacer todas las comidas que queramos. Desde luego no se trata de las lujosas mesas de bufet libre de los hoteles, pero podremos comer cuanto queramos con una compra sencilla que reduzca en más del doble el precio en la dieta del viaje.

 

Andar un poco es buena para la salud... y el bolsillo

Otro factor muy importante que jugará en favor de nuestro bolsillo es la ubicación del apartamento. Los lugares más concurridos, cascos históricos y zonas cercanas a los centros urbanos siempre serán más caras, por lo que será mejor mirar los apartamentos que estén en zonas algo más alejadas, aunque seguras. Un paseo ayudará a descubrir la ciudad. No obstante, cuidado con alejarse demasiado, ya que lo que ahorramos en el precio del alquiler puede que debamos invertirlo en transporte.

TurismoRural tiene tu alojamiento