La Senda Ecológica del Barranco une Patones de Abajo con Patones de Arriba, se trata de un camino que va ascendiendo en altitud, por lo que se recomienda hacerlo con tranquilidad.

Ya se puede respirar el final de este relajante mes de agosto, septiembre está a la vuelta de la esquina y la normalidad comienza a palparse, ya son miles los madrileños que vuelven a la capital para continuar sus vidas. Pero para esos #ruralovers que quieran aferrarse al fin del verano, pueden optar por quedarse en uno de tantos pueblos preciosos que la comunidad de Madrid posee. Concretamente, Patones de Arriba es considerado uno de los pueblos más bonitos de España.  

Patones es un pequeño municipio situado en el centro de España, en el nordeste de Madrid, que según el Instituto Nacional de Estadística tenía 535 habitantes en 2018. Se trata de un pueblo medieval, que es famoso por sus casas de pizarra negra y sus calles sinuosas. 

Si quieres visitar Pastones de Arriba te recomendamos hacer la Senda Ecológica del Barranco, que une Patones de Abajo con Patones de Arriba. Se trata de un camino que va ascendiendo en altitud, por lo que se recomienda hacerlo con tranquilidad. En unos 20-30 minutos se llega hasta la segundad localidad, con un entorno natural muy bonito. 

En el propio Patones de Arriba merece una visita la Antigua Iglesia de San José, en la Plaza del Llano, un templo religioso con raíces en el siglo XVII, que cayó en desuso cuando sus habitantes se trasladaron a Patones de Abajo. 

Sin duda, el mejor plan es pasear por el pueblo y sus calles laberínticas para ir viendo las distancias casas de pizarra del pueblo, así como sus vistas montañosas. Incluso, se puede subir a la parte alta que queda en la ladera, para ver algunas edificaciones de las que sólo quedan sus ruinas. 

Si te gusta el senderismo, una de las rutas más conocidas es la circular de unos 11-12 km que lleva hasta el Cancho de la Cabeza, un pico con unas vistas increíbles, con el Embalse del Atazar a sus pies. 

TurismoRural tiene tu alojamiento